COPA MENSTRUAL BLANCA L


9,00

COPA MENSTRUAL L |

Hay existencias

SKU: 3479222012875 Categoría:

Descripción de producto

La copa menstrual o copa vaginal es uno de los mejores inventos que ha habido en el Siglo XX. Son comodísimas, ecológicas, económicas, fáciles de usar… el sustituto ideal para tampones y compresas. Por muy nuevas que parezcan se producen de forma industrial desde la década de los 30. El hecho de que no sea muy conocida entre las mujeres se debe a que apenas existe publicidad de éstos productos, cada mujer puede comprar una copa cada 5 o 7 años por lo que la inversión de publicidad no sale rentable.

Tiene múltiples ventajas frente a otros tipos de absorbentes: Economía, el coste inicial es mayor que otros absorbentes pero el gasto se produce sólo una vez y se amortiza en unos pocos meses. Infecciones, el material de fabricación es inerte de forma similar al cristal y no permite que los gérmenes se acumulen en ella. Comodidad, se puede usar día y noche. Se puede usar todos los días de menstruación independientemente de la cantidad de flujo expulsado. Puedes tumbarte, hacer deporte, moverte con total libertad. Desde la primera regla hasta la última de tu vida. Ecología, supone muchos menos deshechos para el medio ambiente.

El mecanismo de funcionamiento de una copa menstrual es sencillo. Se trata de una que se introduce en la vagina durante los días de menstruación. Al contrario que tampones y compresas, la copa menstrual no absorbe el flujo, lo retiene en su copa para que podamos deshacernos de él más adelante. Las copas menstruales se reutilizan, por ello son ecológicas para el medio ambiente y para el bolsillo, ya que nos ahorramos dinero al no tener que reponer tampones o compresas cada vez que tengamos la menstruación.

Las copas menstruales no sólo son ecológicas y nos hacen ahorrar dinero además son beneficiosas para nuestra salud. El uso de compresas y tampones están asociado a problemas de sequedad, candidiasis, Síndrome de Shock Tóxico. Sin embargo, las copas menstruales no afectan negativamente a nuestra salud, no son molestas y no alteran nuestra menstruación.

Se introducen doblando la base redonda a la mitad, aplicando un poquito de lubricante en la anilla e introduciéndolo en la vagina, compruebas que se ha abierto correctamente y la empujas hasta que te quede cómoda. Para retirarla debes agarrar el rabito y tirar hacia fuera, te ayudará si realizas ejercicios de kegel de expulsión. Una vez tengas agarrado el rabito tira hacia fuera suavemente, coge la base de la copa y aprieta un poquito para quitar el vacío y retírala de la vagina hacia delante para no derramar la sangre. Limpia la copa con agua fría en el lavabo o si estás en un baño público con papel higiénico y vuelve a introducirla como antes.

Al principio te puede resultar un poco incómoda o molesta, al igual que los tampones si nos está bien colocada es molesta, sólo con moverla con la mano o con los mismos músculos vaginales la recolocas. Una vez bien puesta ni la notas, es comodísima. Tendrás que practicar un par de veces antes de cogerle el truco.

Debes esterilizarla antes de usarla por primera vez, antes de utilizarla en cada ciclo y al terminarlo, no es necesario que la desinfectes durante tu ciclo. Para hacerlo por un cazo con agua hirviendo y mete la copa durante unos 3 minutos aprox. luego retírala, déjala enfriar y métela en la funda de microfibra hasta le próximo ciclo. Además recomendamos que tengas a mano el limpiador y desinfectante e juguetes y que lo uses en cada cambio.

Las copas además podrían ayudar a prevenir problemas causados por el uso de compresas, como la candidiasis (producida por el ambiente cálido y húmedo que crea una compresa) y la cistitis (que puede darse si las heces en la compresa transportan la bacteria E. coli a la uretra o a la vagina). Las copas menstruales en forma de campana como la nuestra pueden adelantar la menstruación uno o dos días debido al suave efecto de succión que producen. Algunas mujeres han informado de menstruaciones más cortas debido también a este mismo efecto.